19 noviembre 2014

#73 EL BAILE de Irene Nemirovsky

96 páginas
Instalados en un lujoso piso de París, los Kampf poseen todo lo que el dinero puede comprar, excepto lo más difícil: el reconocimiento de la alta sociedad francesa. Así pues, con el propósito de obtener el codiciado premio, preparan un gran baile para doscientos invitados, un magno acontecimiento social que para el señor y la señora Kampf supondrá, respectivamente, una excelente inversión y la soñada apoteosis mundana. Pero en casa de los Kampf no todos comparten el mismo entusiasmo. Herida en su orgullo por la prohibición materna de asistir al ágape, Antoinette, de catorce años, observa con amargura los agitados preparativos del baile y siente que ha llegado la ocasión de enfrentarse a su madre, afirmarse a sí misma y realizar su propia entrada en la edad adulta. Con un breve gesto, tan impulsivo como espontáneo, provoca una situación absurda que culminará en un final dramático y revelador.




Cuando Ana, Meg y Marilú  nos propusieron a comienzos de año el reto de leer durante el mismo obras de mujeres brillantes y destacadas dentro del mundo literario, el reto de acercarnos durante todo el 2014 a escritoras únicas; elegí a Virginia Wolf y a Patricia Highsmith como compañeras de viaje más que nada porque siempre las había tenido en el punto de mira. Pero oye, según nos fueron acercando la biografía de cada una de ellas... más maravillaba me hallaba y más atraída por otros nombres. Muchas fueron mujeres transgresoras en su época y otras sufrieron las fatalidades de las guerras con las que fueron contemporáneas, este es el caso de Irene Nemirovsky: la II Guerra Mundial marcó fatalmente el destino de esta aguja. Judía convertida al catolicismo, falleció en Auschwitz en 1942.


Fuente

Así que decidí tantearla con una prenda de entretiempo, de estas que por sus características son una excelente transición entre dos más consistentes. El baile es una novelita corta que se devora en una sentada. Sencilla, fluida, con un buen equilibrio entre diálogos y descripciones. Una historia que, creo, posee mayor trasfondo del que a primera vista puede parecer.

Fuente
Como ya apunta la sinopsis, tenemos a los Kampf como protagonistas. Familia recién llegada a la alta burguesía francesa, no porque provengan de otro país sino de otro estrato social. Nuevos ricos que, en busca de reconocimiento planean la celebración de un baile. 

La Señora Kampf encarna la superficialidad, el deseo sobre TODAS las cosas de mostrarse bella y pudiente frente a los demás, y ese deseo arrasa con todo: menosprecia a su hija de catorce años en respuesta al miedo de que pueda hacerle sombra, y también a su marido echándole en cara los malos tiempos. Antoinette representa el fervor de la adolescencia, el ansia por sentir y formar parte del mundo adulto, por ser reconocida como una mujer y no como una niña. Cuando su madre le prohibe asistir al baile estalla la guerra, una guerra que (puede adivinarse) llevaba tiempo gestándose y sólo ha necesitado un factor desencadenante. El baile es la excusa para dar rienda suelta a un odio que seguro no surgió de un día para otro ni de la nada.

Nemirovsky retrata una burguesía con unos valores que dejan bastante que desear. Ella misma pertenecía a una familia pudiente y fue enviada a Francia para cursar estudios cuando sólo era una adolescente, ¿se sintió abandonada y tal vez por ello no deja en muy buen lugar a este estrato social? Lo que parece estar bastante claro es que la relación con su madre era mala y esa sí puede ser una razón de peso para tejer a una madre y a una hija a quienes no les importa "destruirse" mutuamente. Y es que, si algo me ha llamado poderosamente la atención es el maltrato mutuo (y no me refiero al físico) en el que caen casi de forma constante.

En conclusión, tengo la sensación de que el calor de esta prenda me ha acercado un poquito más a Nemirovsky y a su vida. A esa mujer de infancia infeliz, rusa de nacimiento que siempre buscó una nacionalidad francesa que se le denegaba una y otra vez, y que acabó callendo en manos del horror de los campos de concentración nazis. ¿De verdad no os quedáis con ganas de darle la mano a esta mujer? Yo tengo claro que seguiré repasando los puntos de esta aguja, a ver si me desvelan más de ella.


Bases AQUÍ



10 noviembre 2014

#72 MI HERMANA VIVE SOBRE LA REPISA DE LA CHIMENEA de Annabel Pitcher

Editorial Siruela
232 páginas
 Esta historia de la lucha de un niño por recuperar a su familia desgarra y conmueve, pero está también llena de humor y esperanza. La voz de Jamie tiene tanta fuerza que uno no puede evitar ponerse de su parte y ver el mundo a través de sus ojos.

Han pasado cinco años desde que Rose murió en un atentado terrorista islámico en el centro de Londres. Su hermano Jamie, de diez años, no ha podido llorar todavía, aunque sabe que debería hacerlo porque toda su familia lo hizo. Las cosas no van nada bien desde entonces: su padre bebe cada vez más, su madre los ha abandonado, Jasmine, la gemela de Rose, ha dejado de comer y Jamie tiene muchas preguntas que nadie le responde. Pero un día un anuncio de televisión le hace soñar con que todo vuelva a ser como antes… 
 
«Está contado con tanta ternura y humor que no he dejado de recomendarlo desde que lo he leído.»
J. Cremades, El Mundo

«Es conmovedora hasta extremos que no puedo explicar.»                                  
M. Rivera de la Cruz

«La voz de este niño atrapa.» 
M.ª J. Obiol, El País

«Impresionante debut.» 
The Bookseller

«Cautiva tanto a jóvenes como a adultos.»    
S. Hernández, La Vanguardia



Duelo. Quien más y quien menos desgraciada e inevitablemente conoce su significado emocionalmente hablando. En mi opinión, hay tantos duelos como personas que lo padezcan, tantas maneras de sufrirlo como almas que traten de sobrellevarlo. Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea es la historia de un duelo o, mejor dicho, de todos y cada uno de los duelos que puede llegar a desencadenar una pérdida.

Jamie tiene dos hermanas mayores mellizas: Jasmine y Rose. Ésta última fallece en un atentado perpetrado por islamistas en Londres dejando destrozada de todos los modos posibles a su familia: unos padres que no saben cómo manejar el sufrimiento y que, dejándose llevar por la vida más que viviendo, acaban olvidando que aún tienen dos hijos que son presente; una melliza que, a pesar de usar válvulas de escape propias de una adolescente, tiene que tomar unas riendas que no le correponden; y un hermano pequeño que aún no comprende "eso" que está robándole a su familia y, en especial, a sus padres.

Fuente
Lo primero que puede llamar la atención es el título: largo y curioso, pero en mi opinión perfecto para una prenda que Annabel Pitcher teje con Jamie como narrador. Así, consigue bordar una especie de diario infantil que encandila por la ternura, sinceridad e inocencia con la que está descrita la atrocidad, el sufrimiento y, al fin y al cabo, la muerte. Si hace dos semanas comentaba que el punto flaco de La joven de las naranjas había sido, en mi opinión, que Gaarder no había sabido plasma el registro adolescente en las palabras de uno de sus narradores protagonistas, tengo que decir que en este caso Pitcher ha conseguido transportarme a la infancia de la mano de Jamie: su transparencia, sencillez..., sus símiles, sus conclusiones, reflexiones... ¡Y qué bien sienta la piel de un niño de vez en cuando! Dejar de lado por unos días las tribulaciones adultas y darse cuenta de que muchas veces podrían ser golpeadas por la lógica aplastante de los locos bajitos, una lógica que no entiende de poses, de lo que "se debe de" ni de prejuicios.

 "Cuando nos fuimos de Londres, papá se pasó una hora intentando hacer pasar su armario por la puerta del dormitorio. Lo tumbó hacia un lado. Probó poniéndolo patas arriba. Lo volvió para un lado y para otro pero no hubo manera. Las palabras como mamá y affaire y papá y alcohol eran justo igual que ese armario... demasiado grandes para poder sacarlas. Hiciera yo lo que hiciera, no había manera de que me pasaran por entre los dientes"

Y sí, he vuelto a llorar, he vuelto a abrigarme con una prenda que me ha hecho disfrutar mucho pero también me ha tocado la fibra. De verdad, necesito lo que publicitariamente hablando hace unos añitos llamábamos "un kit-kat". Sí, sí, necesito un "kit-kat literario de historias tristes". Tengo unas cuantas mantas rondando por el salón con las que últimamente me caliento, y varias esperando su turno de salir del armario pero... después de mis dos últimas experiencias... me pido un tiempo muerto tejedores, dejo todo en stand-by y me voy a la caza de un bordado de alegres colores :)
"El corazón volvió a estrellárseme contra el pecho haciéndome un agujero negro por el que mi felicidad se derramó por todo el suelo de la clase"
No obstante, antes de despedir esta prenda, antes de doblarla cuidadosamente y devolverla al cajón del que la cogí y en el que, por cierto, llevaba meses a la espera, tengo que agradecer a Mónica y su reto Serendipia Recomienda y a Lidia Casado del blog Juntando más letras que desencadenaran mi encuentro con el calor de una historia que sin lugar a dudas recomiendo.



03 noviembre 2014

Y de repente un "te quiero"

¡Hola tejedores!

Mientras los hilos de otra reseña terminan de entretejerse, esta semana vengo con una de mis labores.

Si os animáis a arroparos con ella, muchísimas gracias por vuestro tiempo porque ese... ese no tiene precio.

La imagen os llevará a ese lugar donde se mis locuras hacen piña,
a ese cuaderno lleno de desvaríos ;-)




Amigo invisible navideño



Muchísimas gracias por leerme
Muchísimas gracias por estar ahí

27 octubre 2014

#71 LA JOVEN DE LAS NARANJAS de Jostein Gaarder


"Gaarder tiene el milagroso don de volver suaves 
las cuestiones más serias y dolorosas de la existencia"
Nordeutscher Rundfunk


Editorial Siruela
168 páginas
«Mi padre murió hace once años, cuando yo sólo tenía cuatro. Creí que no volvería a saber nada de él, pero ahora estamos escribiendo un libro juntos...» Así comienza La joven de las naranjas que hace reflexionar al lector sobre la intensidad de la Vida, pero también sobre la muerte. Una historia que nos habla del Tiempo y sobre qué somos realmente, qué misterio compartimos con el universo. ¿Elegiríamos nacer, y conocer la vida en toda su intensidad, sabiendo que quizá sea para permanecer sólo un instante en ella? ¿O rechazaríamos la oferta?



La muerte y qué hay o deja haber después; la vida y su fugacidad; la magia presente en cuanto nos rodea, y que nos enseña cuán diminutos somos por más que nuestra ignorancia se empeñe en sentarnos en tronos que nos quedan grandes. Tres temas recurrentes en muchos libros de Filosofía y, ¿por qué no admitirlo?, también en los de autoayuda aunque abordados de un modo distinto a los anteriores. Tres temas tal vez manidos, no tanto por su harto frecuente aparición en el cine o la literatura sino por su constante invasión de las cavilaciones humanas. Tres temas de los que se habla mucho pero de los que a la vez es difícil hablar y sobre los que, una vez más, Jostein Gaarder consigue hacernos reflexionar a través de una historia sencilla, muy bonita y, sobre todo, muy emotiva. Si algo me gusta de esta aguja es su forma de tejer prendas para jóvenes con madejas adultas que le sientan bien a cualquiera independientemente de su edad.

La joven de las naranjas está narrada en primera persona por Georg, un joven de quince años apasionado de la astronomía, y por su padre fallecido. Sí, por su padre fallecido pues varios años después de su muerte los abuelos de Georg encuentran una carta escondida especialmente dirigida a él, y en la novela se alternará el contenido de esa carta con los pensamientos... reflexiones... experiencias... de Georg en el momento de su lectura. Su padre le cuenta la historia de la joven de las naranjas pero, sobre todo, le muestra una visión de la vida y del mundo y le plantea cuestiones que no sólo van a sacudir la mente de Georg sino también la del lector.

"Bailamos, jugamos, charlamos y reímos en un mundo que no tenemos ni idea cómo surgió. Ese bailar y jugar es la música de la vida, dije. Lo encuentras por todas partes donde hay seres humanos, de la misma manera que hoy tono de marcar en todos los teléfonos" 

Al calor de esta abrigo me han invadido tantas emociones que he tardado semanas en poner mi cabeza en orden para poder coser las palabras surgidas de ese montón de ideas que se entretejían en mi sesera.  Y es que todos somos Georg: cada uno de los interrogantes que su padre le plantea son pequeños dardos que también hacen diana en el lector invitándole a buscar sus propias respuestas


Fuente

Pero La joven de las naranjas no es sólo un original "ensayo" (por las reflexiones que contiene) sobre la vida, la muerte y el universo; sino también una historia de amor con mayúsculas: de amor pasional pero también de amor paternal, y una historia del miedo: porque vivir supone tener miedo, miedo a la pérdida.




La Ciencia es progreso, es la madre de gran parte de lo que hemos logrado hasta hoy, la explicación a grandes enigmas que en su momento fueron inexplicables; pero sus brazos no son tan largos, siempre tendrá algún polluelo rebelde que no alcanzará a abrazar, y son esos polluelos los que la mayor parte de las veces contribuyen al crecimiento de Las Artes y también, como en el caso que nos ocupa, de los quebraderos de cabeza del ser humano.

Fuente
"No me digas que la naturaleza no es un milagro. No me digas que el mundo no es un maravilloso cuento. Quien no lo haya entendido, tal vez no lo haga hasta el momento en el que el cuento esté a punto de acabar. Pues es cuando te dan la última oportunidad de quitarte las anteojeras, una última ocasión de frotarte los ojos de asombro, una última ocasión de entregarte a este milagro del que ahora te despides y al que vas a abandonar." 


Llegados a este punto confesaré que lloré (y no una ni dos veces sino varias, llamadme sensiblona), y que fueron lágrimas agridulces pues el optimismo y la persecución de sueños bracean y consiguen, a pesar de todo, mantenerse a flote en este mar de tristeza. Sí, si tuviera que buscar un adjetivo que definiera el color de esta prenda elegiría... triste, pero recomiendo sin lugar a dudas vestirse con ella pues estos tonos también pueden ser favorecedores  y, ¿quién sabe?, tal vez acabe en un lugar privilegiado de vuestro armario como en mi caso ha sucedido.

No obstante, hay un pequeño "pero" que no puedo dejar de mencionar. Georg y su padre son los narradores de esta historia, la carta de este último y la experiencia del primero mientras la leía se entretejen para crear la prenda pero, y ahí va para mí el punto flaco, apenas se diferencia el tono en el que "teje" Georg y en el que lo hace su padre cuando, en mi opinión, el modo de expresarse un adolescente debería distanciarse de alguna manera del adulto. Sin embargo, no ha enturbiado mi experiencia con la novela.

"[...] el soñar con algo improbable tiene un nombre. Lo llamamos esperanza

En definitiva, La joven de las naranjas pasa a engrosar mi lista de lecturas favoritas de este año, año que, por cierto, no está portando nada mal a este respecto :)

20 octubre 2014

#70 DIARIO DE UNA VOLÁTIL de Agustina Guerrero

Editorial Lumen
160 páginas
Cómic a modo de diario de una chica de hoy en día y su relación con el mundo.
Cosas que sientes y no puedes contar... como un te quiero, así, de repente. Cosas que te dan vergüenza, miedo, pereza... como colgar la colada con los calcetines emparejados. Cosas que te hacen sonreír, reír, llorar... como un lunes cualquiera sin café y sin amor. Un mundo entero de detalles chicos y grandes que hablan de ti, de mí y de todos nosotros.
La Volátil, una treintañera con camiseta de rayas que ve el mundo muy a su manera: aquí está por fin, y ha venido para quedarse.





Tengo que confesar que pocos cómics han pasado por mis manos y la mayoría cuando aún era una niña: encubrí a Zipi y Zape y sus pillerías, entré a formar parte de la pandilla de Esther, degusté poción mágica de Panoramix y le proporcioné algún que otro disfraz a Mortadelo. Sí, fue divertido pero, no me preguntéis el porqué, fueron pasando los años y salieron de mi armario como lo haría esa prenda que hace años que no te pones y acabas regalando. 

Pero entonces descubrí a la volátil y por ende a Agustina Guerrero y supe que era el momento de retomar este género, de probarme un estilo que hace tiempo parecía sentarme bien.

Primero me enganché a las publicaciones de Agustina en Facebook. Viñetas que SIEMPRE me robaban una sonrisa. Y luego supe que quería más y concentradito, y fue entonces cuando Diario de una volátil cayó en mis manos.

La volátil es una treinteañera del montón y a la vez una hipérbole de cualquiera de nosotras, y ambas características son clave para conectar con el lector: podemos sentirnos identificadas con ella y a la par divertirnos con sus tribulaciones y aventuras gracias a ese punto exagerado.



Soñadora, insegura, entusiasta... IMPERFECTA y ahí reside su éxito. 

Una prenda que seguramente tenga un público mayoritariamente femenino pero que creo podría sentar igualmente bien a un hombre. ¿Alguno en la sala que se la haya probado? :)

Llegados a este punto ya os podéis imaginar que recomiendo, sin duda alguna, disfrutar del calor que regala este tejido. 






Por mi parte, quiero más Agustina (ya tengo en mente hacerme con Nina. Diario de una adolescente) y más volátil, porque más volátil es más perfeccionar el arte de reírme de mí misma (al menos en cierto modo) y... qué queréis que os diga... en este ámbito...





13 octubre 2014

#1 Alta Costura: PATRICK MODIANO



¡Hola tejedores!


Comenzamos semana y también inauguramos un nuevo cajón en este particular costurero. Llevo tiempo pensando en lo interesante que es conocer un poco mejor a las agujas que están detrás de las prendas que vestimos, muchas veces casi siempre, su experiencia vital marca de un modo u otro sus puntadas. Creé El Acerico (entrevistas) con intención de saciar mi curiosidad a este respecto pero..., seamos realistas, no se puede llegar a todos. Por eso, me he animado a dedicarle una entrada a cada una de los costureros que me he animado a probar, así que poquito a poco, intentaré ir presentándoos a todos. Algunos ya los conoceréis e incluso seguro que tenéis datos nuevos que aportar interesantes, si es así, animaos a dejar vuestro retalito en ese patchwork que semana a semana reinventamos juntos.


¿Por qué Alta Costura? Porque para esta humilde modista profana en la materia, todos aquellos que crean y consiguen arropar a los demás con ello son Alta Costura.

Y creo que me voy a estrenar a lo grande, sí, sí, a lo grande. Aprovechando que me he apuntado al Reto del Premio Nobel de Literatura 2014 y que, por tanto, caerá alguna de sus novelas, hoy en Alta Costura:





Patrick Modiano


06 octubre 2014

Reto (y sorteo) Nobel de Literatura 2014

¡Hola tejedores!

Hoy no vengo con una reseña, ni con una de mis locuras (que por cierto, hace un montón que no comparto alguna con vosotros) sino con un nuevo reto que me ha resultado la mar de interesante.


La imagen habla por sí sola, el blog Trotalibros  propone un mínimo de una lectura cuya autoría pertenezca a próximo Premio Nobel de Literatura. Este año no tengo mucho tiempo y ya tengo varios retos que completar, pero tener de margen hasta febrero de 2015 y poder adentrarme un poquito en la vida y obra del galardonado (la mayoría de las veces ignoro una de las dos o ¡ambas!) han hecho que me lo piense más bien poco :) 

Una oportunidad para aprender y debatir que merece la pena aprovechar.


Pero la cosa no acaba aquí, pues de la mano de este reto viene un sorteo, ¿el premio? el premio aún es un misterio pero ¿a quién no le gustan las sorpresas? Participar en el reto, la difusión del mismo, nuestra implicación en él (número de lecturas), adivinar quién será el ganador... nos hará ir sumando puntos. 

¿Qué me decís?, ¿os tienta?

Tenéis toda la información AQUÍ 

Animaos, la propuesta de Trotalibros es diferente y atractiva ¿por qué dejarla correr?