06 febrero 2012

LA ESPERA

Sentada, nerviosa, paso las hojas de una revista sin apenas detenerme en las fotografías y mucho menos en sus titulares. El olor a desinfectante penetra en mí sin poder hacer nada por evitarlo. “Espacio libre de humos”, “por favor guarden silencio”, dos chicas cuchicheando y sonriendo: recorro la estancia con la mirada buscando cualquier distracción que enmudezca las voces de mi cabeza. Nada.
No había habido más síntomas que el evidente, pero supe que él solo era suficiente para ir al médico a hacerme la prueba. “Algo” parecía estar creciendo dentro de mí y era necesario salir de dudas. Así que… aquí estoy, esperando los resultados. Aquí estoy… muerta de miedo. No me siento preparada para esto, aunque supongo que… ¿quién lo está? Temo no saber afrontarlo, no saber manejarlo, no saber… simplemente no saber. Sé que tendré el apoyo incondicional de mi madre, la verdad, desconozco cómo podría vivir sin ella; pero YO no puedo fallar, de MÍ dependerá todo, lo sé, no puedo engañarme.
Vuelvo revisar la sala: un corcho lleno de fotografías de bebés, una mujer con las gafas apoyadas en la punta de su nariz revisando su teléfono móvil por puro pasatiempo… ¡Bendito pasatiempo que yo no hallo! Cojo otra revista del montón y antes de poder echarle un ojo:

     ─Por favor, ¿Elena Martínez Alonso? dice la enfermera después de abrir la puerta mientras da un repaso general, en busca de una respuesta, a todas las mujeres que compartimos espera.

      ─Sí, soy yo titubeo mientras me levanto e intento colocar la revista sin que se me caiga el bolso y el abrigo, que hasta hace unos segundos reposaban en mi regazo.

La enfermera espera pacientemente, y una vez que me recompongo me acompaña hasta el despacho donde el médico me está esperando.
Me siento. Mi corazón late con fuerza mientras me repito una y otra vez: «por favor, por favor, por favor». El Dr. Suárez Vidal levanta la vista de sus papeles, me sonríe cariñosamente y comienza a decir:

      ─Elena, ya tenemos los resultados hace una pausa. Siento que me voy a marear. Coge aire y añade Es benigno, Elena, es benigno.

      No puedo contener las lágrimas, resbalan por mis mejillas y… me liberan. 

Safe Creative #1301220072259

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Ánimate a darle a la aguja!
Tus tejidos aportan los colores más bonitos a mi patchwork.

Para afiliaciones u otros temas ajenos a esta publicación, por favor, envíame un e-mail y estaré encantada de leerte :)