20 julio 2016

#91 ENCUÉNTRAME de Gilly Macmillan

ENCUÉNTRAME
Gilly Macmillan
Alianza Editorial
472 páginas
Traducción: María del Puerto Barruetabeña Díez
«Miré alrededor esperando que saliera, pero solo se oyó un absoluto silencio, como si el bosque estuviera conteniendo la respiración. En esa extraña calma mis ojos fueron subiendo hasta que se toparon con el cielo y vi que la oscuridad estaba empezando a extenderse igual que el fuego cuando avanza por un trozo de papel, retorciendo poco a poco los bordes hasta convertirlo todo en ceniza. En ese momento supe que Ben no estaba allí.» Ben Finch tiene ocho años. Desapareció una tarde de domingo, mientras paseaba por el bosque, en un momento en el que se despistó su madre, Rachel Jenner. Desesperada por encontrar a su hijo, Rachel ve cómo su infierno personal se convierte súbitamente en la noticia de cabecera de todos los medios, en la peor pesadilla de toda su vida. El mundo entero se le viene abajo. Al mismo tiempo que se lleva a cabo la búsqueda, Rachel tiene que enfrentarse no sólo a la ansiedad y al dolor de la pérdida de su hijo, sino también a las sospechas que se vierten en las redes sociales a través de páginas web, blogs, tuits... A Rachel no le queda nadie en quien confiar, ni siquiera su propia familia. Pero, ¿puede la sociedad confiar en Raquel? ¿Qué ocurrió realmente aquella fatídica tarde? El tiempo para encontrar a Ben con vida se agota.
 
Hace un par de meses comencé El bosque de los inocentes y en cuanto la crudeza de su trama me abofeteó renuncié, sin pensármelo dos veces, a seguir adelante con esa historia. Y es que, desde que soy madre hay ciertas temáticas que me cuestan enormemente porque destapan la caja de Pandora que mantiene bajo llave todos mis miedos, esos que no puedo controlar, esos que me hacen sentir impotente ante todos los horrores del mundo que sobrevuelan las cabezas de mis hijos. 

Es por ello que aún no me explico la atracción que sentí hacia esta prenda que hoy os traigo, como tampoco me explico lo que disfruté de su calor a pesar de la opresión en el pecho que me provocaba. Supongo que parte de su éxito conmigo radica en la forma en que está tejida y en el modo en que he empatizado con uno de sus personajes principales: Rachel, la madre de Ben.


Fuente
Encuéntrame está vertebrada por capítulos cortos narrados en su mayor parte en primera persona por
dos voces diferentes: por un lado Rachel, y por otro Jim (uno de los inspectores al frente de la investigación); el resto recoge las entrevistas de este último con su psicoterapeuta y las entradas que acerca del caso se publican en las webs con sus respectivos comentarios. Esta estructura, además de regalar una lectura ágil y de acercarnos muchísimo a dos personajes importantes de la novela, nos regala los dos puntos de vista principales de una trama de este tipo: la familia y las fuerzas del orden encargadas de resolver el caso. 

Como ya os recalco con anterioridad, no me ha costado nada en absoluto empatizar con Rachel, la madre de Ben. En mi opinión, este personaje queda tan bien bordado que he sufrido con ella, la he comprendido... disculpado... Que sea ella misma en primera persona la que nos abra su cabeza y su corazón  nos ayuda a acompañarla en este momento tan complicado. En cuanto a Jim... confieso que me he quedado con ganas de ahondar aún más en él. A pesar de ser él quien habla y a pesar de tener transcripción de lo que su psicoterapeuta le va sonsacando porquito a poco, es un personaje más bien hermético, celoso de sus sentimientos más complicados, y me he quedado con ganas de arañar su coraza aún más. El resto de personajes están bien dibujados a través del lápiz de nuestros dos narradores y creados todos de manera acertada, con su cometido en la trama y sus secretos por descubrir.

Y si bien es una historia que me ha resultado visceral en cuanto a las emociones que me ha removido por dentro, también la he encontrado reflexiva por lo que nos invita a cavilar: vivimos en una sociedad en la que somos muy dados a los juicios públicos, a dejar que las redes sociales (donde, no olvidemos, cualquiera puede compartir impunemente lo que desee) erijan rey o dilapiden; y no nos paramos a pensar en las terribles consecuencias de esos actos aparentemente inofensivos. La inmediatez que regala el teclado de un móvil, tablet u ordernador, fagocita el período de reflexión de nuestros actos.

Así pues, me topé con una lectura que me absorvió, me emocionó y me reconcilió en cierto modo con una temática tabú gracias a la delicadeza (a pesar de todo) con la que la trata. Y como es fácil concluir, es una prenda muy bienvenida a mi armario que aconsejo probarse.



19 comentarios:

  1. Parece una historia bonita... Sin embargo, creo que la dejaré pasar. ¡¡un besito!!

    ResponderEliminar
  2. Fs la segunda reseña que leo sobre esta novela y aunque no es mi género favorito confieso que me atrae bastante la trama, así que la tendré en cuenta para el futuro. Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Ya la tenía anotada por otras reseñas, ahora solo me falta encontrar un hueco para ella
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Quiero leerla si o si. Apuntada está un beso ;)

    ResponderEliminar
  5. Aunque no creo que la lea en breve, me parece un libro la mar de interesante. 1beso!

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Hola guapa!
    Me gusta mucho lo que cuentas sobre el, no me importaría darle una oportunidad. Me quedo por aquí y te invito al mio. Besotes

    ResponderEliminar
  8. No conocía al libro ni a la autora pero lo cierto es que no me importaría darle una oportunidad con todo lo que has dicho en la reseña. así que anotado queda ^-^

    ¡SE MUUY FELIIIIIIIIIIIIIIIIZ! :):)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Igualmente! Muchas gracias por pasarte.
      Un besin

      Eliminar
  9. Hola Anuca, te entiendo sobre lo que nos cuentas de que hay algunos temas desde que eres madre de los que eres incapaz de leer. A mi me pasó cuando comencé a tener mascotas, jajaja, no puedo ver ni leer nada relacionado con maltrato animal, y sé que si tengo hijos algún día me pasará como a ti.
    Sobre el libro del que nos hablas hoy, no lo he leído, y pinta bien, como todas las recomendaciones que nos traes siempre. Me lo apunto en posibles, porque hace mucho que no leo sobre ese género. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya me imagino, una mascota es un miembro más de la familia. Muchas gracias por tus palabras, si te animas ya me contarás.
      Un besin

      Eliminar
  10. Muy buena reseña. Lo tengo entre mis pendientes por leer.
    Me ha gustado tu blog y te he seguido, si quieres puedes seguirme a mí, sale la dirección en mi perfil. Muchas gracias. ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias a ti! Nos leemos.
      Un besin

      Eliminar
  11. A todos que tal vez la incluyáis entre vuestras lecturas, estaré encantada de sabér que os ha parecido. Muchas gracias por pasaros.
    Un besin

    ResponderEliminar
  12. Es verdad que hay temas que nos remueven por dentro y luego no sabemos bien si hemos disfrutado con tanta emoción ;o) Aún así, son lecturas importantes.
    Besotes profundos.

    ResponderEliminar
  13. Un libro que ya tenía apuntado por otras reseñas y la tuya me confirma que no tengo que olvidarme de él.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  14. Creo que, de momento, no lo leeré. Quizás en un futuro.
    Muy buena reseña.
    ¡Nos leemos! :-)

    ResponderEliminar

¡Ánimate a darle a la aguja!
Tus tejidos aportan los colores más bonitos a mi patchwork.

Para afiliaciones u otros temas ajenos a esta publicación, por favor, envíame un e-mail y estaré encantada de leerte :)

DISFRUTÉ DEL CALOR...